RIESGOS EN EL SECTOR DE LA HOSTELERÍA

Aunque en la  Evaluación de Riesgos laborales específica de cada empresa se estudiarían más exhaustivamente los siguientes puntos, de forma muy genérica en el SECTOR DE HOSTELERÍA encontramos  los siguientes riesgos:

 

  • Caídas al mismo nivel: riesgo de accidente laboral cuando realizamos operaciones y tareas sobre el pavimento de la empresa, dado que podemos caernos, resbalar, tropezar, torcernos el tobillo o dar un paso en falso. Las posibles causas debemos buscarlas en: a) Los suelos sucios o resbaladizos. b) La existencia de obstáculos en los lugares de paso o accesos. c) La falta de iluminación. d) Los suelos irregulares o con aberturas.

 

  • Caídas de altura. riesgo de accidente laboral cuando realizamos operaciones y tareas a distinto nivel. Las posibles causas debemos buscarlas en: a) Escaleras. b) Altillos o zonas de trabajo elevadas. c) Almacenamientos elevados. d) Huecos o aberturas en el piso. e) Distintos niveles en las salas de trabajo

 

  • El utillaje de trabajo: cortes y amputaciones Muchas de las lesiones que se producen en los lugares de trabajo se deben a la utilización de utillaje. Manipular sin el debido cuidado los aparatos de corte (cuchillos, picadoras, batidoras, etc.) puede ser causa de lesiones importantes. Las posibles causas debemos buscarlas en: a) Picadoras, batidoras. b) Máquinas de alimentación manual. c) Utensilios de corte (cuchillos, machetes, cortadores, etc.). d) Utensilios de corte para el lavado en fregaderos. e) Lavavajillas y utensilios de corte en mal estado. f) Latas, envases en general, vidrio con bordes cortantes, etc. Utilizar adecuadamente el utillaje repercutirá en nuestra integridad física y facilitará el trabajo bien hecho. Las principales causas de lesiones provocadas por la manipulación de utillaje son: su uso inapropiado, el utillaje defectuoso y el almacenamiento incorrecto.

 

  • Corremos el riesgo de quemaduras por el contacto con objetos o gases calientes. Las posibles causas debemos buscarlas en: a) Recipientes de cocina. b) Freidoras. c) Hornos. d) Fogones. e) Vajilla de hornos. f) Fuegos. g) Vapores.

 

  • La electricidad Se pueden producir dos tipos de contacto eléctrico: el directo, que es el que se produce con las partes activas de la instalación; y el indirecto, que es aquel que se produce con masas puestas en tensión. Ambos, pueden producirse por instalaciones eléctricas y/o herramientas o máquinas dañadas. Así, las posibles causas podemos buscarlas en: a) Cables, conductores y cajas de distribución. b) Dispositivos de conexión. c) Sistemas de alumbrado eléctrico. d) Utilización de equipos eléctricos y manipulación de instalaciones eléctricas con las manos o los pies mojados o con ropa húmeda. e) Modificaciones en las instalaciones o en los equipos eléctricos originales. f) Conductores dañados (por ejemplo; recodos, hilos de cobre al descubierto, etc.). g) Cajas de instrumentos dañadas.

 

  • Los incendios Los focos más comunes pueden ser: fogones, cigarrillos, chispas, fuegos mal apagados, fallos eléctricos, etc. Un incendio puede estar producido por la utilización en el trabajo de: a) Sólidos inflamables (papel, cajas, trapos). b) Líquidos inflamables (disolventes, alcoholes). c) Presencia de focos de ignición (cigarrillos encendidos, mecheros, chispas eléctricas, llamas abiertas, etc.). d) Ambiente con mezcla de aire y gases inflamables (gas natural, butano, propano). e) Instalaciones de gas

 

  • Quimicos Así, los posibles peligros se producirán cuando entremos en contacto con productos que contengan sustancias químicas peligrosas: a) Detergentes. b) Sustancias cáusticas y corrosivas (lejía, amoniaco, salfumán–agua fuerte, etc.). c) Fluidos frigoríficos. d) Aerosoles.

 

  • La postura de trabajo Las posturas de trabajo desfavorables no sólo contribuyen a que el trabajo sea más pesado y desagradable, adelantando la aparición del cansancio, sino que a largo plazo, pueden tener consecuencias más graves. La postura de trabajo más confortable es la de sentado, pero puede convertirse en incómoda si no se tienen en cuenta los elementos que intervienen en la realización del trabajo, o si no se alterna con otras posiciones que, a ser posible, impliquen un cierto movimiento. El trabajo de pié implica una sobrecarga de los músculos, de las piernas, espalda y hombros.

 

  • La manipulación de cargas La legislación no establece un peso máximo para la manipulación de cargas. Sin embargo, existen grupos de trabajo e investigaciones en el campo de la ergonomía que consideran aceptable una masa máxima de 25 Kg., cuando las condiciones óptimas de manutención se respetan. Son susceptibles de provocar posibles peligros, los trabajos realizados manejando cargas o los realizados en posiciones forzadas: a) Alzando y transportando cargas. b) Poniendo los brazos en alto. c) Trabajando en espacios estrechos. d) Realizando movimientos repetitivos. e) Trabajando de pie.

 

SEGURIDAD Y SALUD EN EL TALLER MECÁNICO

REPARACIÓN DE NEUMÁTICOS

Mientras repara o sustituye neumáticos se puede lesionar seriamente. Los accidentes no sólo se producen cuando un vehículo se cae porque estaba mal sujeto y aplasta a los trabajadores, sino también porque los neumáticos estallan cuando se inflan. Al estallar un neumático, la energía (aire comprimido) se libera violentamente por el lateral del neumático hacia la persona que infla el neumático. La posibilidad de que un neumático explote es mayor si el neumático está dañado o si ya se ha reparado con anterioridad.

Medidas Preventivas

Infle el neumático con mangueras de aire suficientemente largas que le permitan situarse fuera de la trayectoria probable de cualquier explosión. Así, si el neumático estalla no estará en la trayectoria de la fuerza.

Para limitar los neumáticos y evitar la proyección de partículas en caso de que estalle infle los neumáticos dentro de una jaula, anclados al suelo o en otros dispositivos de retención.

Para garantizar que el acoplamiento no tiene que mantenerse por el trabajador y que éste puede desconectar la manguera desde una posición de trabajo segura las mangueras de aire deben:

1) tener manómetros para asegurarse de que los neumáticos no tienen más de presión de la necesaria,

2) tener mecanismos de acoplamiento que permitan una rápida desconexión tanto en el neumático como en la posición del trabajador.

Debe montar las yantas multipieza y las dividas con sumo cuidado, siguiendo las instrucciones del fabricante además de los sistemas de seguridad de trabajo que hemos mencionado anteriormente.foto 1 taller

INCENDIOS Y EXPLOSIONES

En los talleres, los incendios y las explosiones son muy frecuentes. Como resultado, los garajes o talleres quedan dañados y las personas que trabajan allí pueden sufrir graves lesiones o incluso perder la vida. Para encender un fuego se necesitan tres elementos: oxígeno, una fuente de ignición (calor) y material inflamable (combustible). Debido a que los tres elementos están presentes en un taller, los trabajadores deben seguir sistemas de trabajo seguros para garantizar que los tres elementos permanezcan separados.

MEDIDAS PREVENTIVAS

Minimice la cantidad de sustancias inflamables (gasolina, productos de limpieza, etc.), esto reduce la cantidad de combustible para un incendio.

Almacene los líquidos inflamables en recipientes sellados estables para evitar derrames y que se liberen vapores inflamables.

Almacene las bombonas de gas fuera del taller y en jaulas seguras. Así cualquier fuga de gas se dispersará.

Nunca use diluyentes, pinturas o gasolina para quemar basura, porque los vapores se pueden quemar instantáneamente de forma incontrolada y lesionarle.

Separe las actividades con fuego (soldaduras y oxicortes) del material inflamable para evitar que el calor generado durante el trabajo prenda el material inflamable.

Limpie los derrames de aceite, ordene los filtros de aceite usados, trapos y papel y almacénelos en recipientes resistentes al fuego, por ejemplo, en contenedores de metal con tapa. Mantener el orden reduce los riesgos de incendios y explosiones.

Para reducir las posibilidades de incendios mientras drena gasolina de un vehículo:

1) Use un recuperador de combustible (o también llamado bomba) esto minimiza la presencia de vapores de gasolina altamente inflamables y a su vez es un recipiente adecuado para almacenar la gasolina.

2) Desconecte la batería del vehículo para eliminar una fuente de ignición.

3) Use conexiones de toma de tierra entre el vehículo y el recuperador de combustible para eliminar la electricidad estática como una fuente de ignición.

4) Mantenga cerca un extintor de incendios de espuma o de polvo seco y asegurarse de que sabe cómo usarlo para apagar incendios rápidamente y evitar que el fuego se propague a través del lugar de trabajo.

5) Trabaje en áreas bien ventiladas para que no se cree una atmósfera explosiva.

Si tiene que vaciar el depósito de gasolina sin un recuperador de combustible entonces, además de las precauciones anteriores tome las siguientes medidas:

.- Use un sifón o una bomba manual (no operada mediante electricidad) conectada a una manguera debidamente asegurada en los dos extremos, esto servirá para minimizar los derrames y las posibles descargas de electricidad estática.

.- Use cintas de conexión de toma de tierra entre el chasis del vehículo y el contenedor para eliminar las descargas de electricidad estáticas como fuente de ignición.

.- Use un recipiente estable de metal que se pueda cerrar de forma segura para reducir el riesgo de derrame y evitar que los vapores de gasolina se escapen.

foto 3 taller

 

TRABAJAR DEBAJO DE VEHICULOS Y REMOLQUES

Mientras trabaja debajo de vehículos, remolques alzados inclinados o cabinas está en riesgo. Se encuentra debajo de un gran peso que, si no está estable o bien apoyado, se puede caer y aplastarle. Cuando se trabaja debajo de un vehículo en un foso de inspección también existe el riesgo de que los líquidos y vapores inflamables se acumulen y el foso se incendie.

MEDIDAS PREVENTIVAS

Use equipos adecuados para levantar y sujetar vehículos, que hayan pasado los controles de mantenimiento, por ejemplo, gatos mecánicos o hidráulicos y soportes para el eje. Un vehículo sujetado en equipos inadecuados se puede caer y aplastarle.

Coloque el gato hidráulico y soporte para el eje debajo de una parte reforzada del vehículo. Así evitará que el vehículo se caiga sobre los pasadores y los trabajadores que estén debajo.

Asegúrese de que el freno de mano del vehículo está puesto y que las ruedas que siguen en contacto con el suelo están bloqueas, esto evitará que el vehículo se mueva y se caiga del apoyo.

Asegúrese de que los pasadores del soporte para el eje son de la especificación correcta (no son pernos ni destornilladores) para garantizar que el soporte para el eje permanece a la altura correcta.

Siempre use los gatos mecánicos o hidráulicos y los soportes para el eje sobre superficies planas para garantizar que no se deslizan ni se caen.

Cuando use elevadores de 2 postes:

– Levante el vehículo más o menos un metro

– Asegúrese de que las almohadillas están en la posición correcta

– Oscile el vehículo antes de subirlo más

Esto garantiza que el vehículo está correctamente equilibrado y sujeto antes de que empiece a trabajar debajo de él.

Antes de retirar piezas pesadas de vehículos asegúrese que esto no afectará a la estabilidad del vehículo. Estos controles evitan que el vehículo se caiga del elevador.

Cuando trabaje con remolques inclinados o cabinas de vehículos, debe garantizar que coloca soportes adicionales para prevenir que el remolque o la cabina se caigan y aplasten a los trabajadores. Los amortiguadores no necesariamente pueden soportar la carga mientras se trabaja debajo.

foto 4 taller

SUSTANCIAS PELIGROSAS

Mientras realiza mantenimientos y repara vehículos de motor está expuesto a sustancias peligrosas, por ejemplo: aceites usados, materiales de limpieza, gasolina y diesel, gases contenidos en sistemas de aire acondicionado, ácidos de baterías, etc. Es necesario que controle la exposición a estas sustancias.

MEDIDAS PREVENTIVAS

Para evitar que se le irriten los ojos y las vías respiratorias y evitar el riesgo de enfermedades pulmonares, evite la exposición a los humos de los vehículos.

Para evitar altas concentraciones de gases nocivos no mantenga los motores encendidos en talleres cerrados. Si tiene que mantener el motor encendido, minimice el tiempo de funcionamiento y conecte los equipos de extracción al tubo de escape de los vehículos así  eliminará los gases del lugar de trabajo.

Si el equipo de extracción no está disponible abra puertas y ventanas para crear una corriente de aire. Para reducir la acumulación de gases de escape y su exposición.

Al drenar aceite usado:

– Utilice sistemas de recolección

– Lleve guantes de nitrilo

– Lávese las manos con regularidad

– Use crema de manos con frecuencia Para reducir el riesgo de dermatitis y cánceres de piel.foto 2 taller

Muchos de los componentes de automóviles (por ejemplo, frenos, embragues, sellos de calor, y juntas) pueden contener amianto (un material fibroso) que si se inhala puede causar enfermedades respiratorias como por ejemplo cáncer de pulmón. Incluso aunque el amianto esté prohibido, las piezas antiguas de los automóviles todavía pueden contenerlo. Asuma siempre que los componentes contienen amianto a menos que esté seguro de que no lo tienen. Cuando limpie ruedas y frenos utilice una aspiradora especializada equipada con un filtro apropiado (las diminutas partículas de amianto pasan a través de la mayoría de los filtros). Si no es posible use trapos húmedos limpios para limpiar los tambores o carcasas y cuando termine, colóquelos de inmediato en una bolsa de plástico y siga la legislación nacional relativa a cómo deshacerse de ellos. No utilice mangueras para soplar el polvo ni golpee el tambor de freno con martillos, ya que así se dispersan más partículas de amianto en el aire que respira.

 

Y por último recuerde la importancia que tiene que TODO el personal esté formado e informado sobre los peligros y los sistemas seguros de trabajo que se deben seguir en el taller.

 

Información recogida de la Organización Internacional del Trabajo

PRINCIPALES RIESGOS Y MEDIDAS PREVENTIVAS QUE ENCONTRAMOS EN EMPRESAS DEL SECTOR COMERCIO

El contenido es genérico y amplio. Cada empresa requiere su evaluación específica.

Carga física

Formación e información para la incorporación de buenas posturas de trabajo y la correcta manipulación de cargas. Es recomendable seguir las siguientes pautas a la hora de realizar una levantamiento de una carga:

  1. Apoyar los pies firmemente.
  2. Separar los pies aproximadamente 50 cm.
  3. Doblar cadera y rodillas.
  4. Mantener la espalda recta.

Pantallas de visualización de datos

  • El mobiliario ha de ser adecuado: silla ajustable y con respaldo, superficie de trabajo amplia y cómoda, reposapiés, iluminación suficiente y personalizable.
  • Utilizar equipamiento apropiado: pantallas proporcionadas, claras y sin reflejos, ratón y teclado ergonómicos con almohadillas para el descanso de las muñecas.
  • Formar a los trabajadores para un uso correcto de las PVD.

Caídas al mismo nivel por suelos sucios, resbaladizos o faltos de iluminación

  • Instalar suelos antideslizantes y mantenerlos limpios constantemente.
  • Señalizar en caso de suelos mojados.
  • Utilizar calzado adecuado e iluminar adecuadamente la zona de trabajo.

Caídas a distinto nivel

  • Mantener las escaleras limpias, secas y libres de obstáculos.
  • Colocar barandillas y otros elementos de seguridad en los almacenamientos elevados.
  • Nunca subirse a elementos que sean inestables como sillas giratorias, cajas, etc…
  • Subir y bajar a una escalera siempre de frente, nunca de espaldas.

Cortes y amputaciones por el uso de utensilios relacionados con la actividad

  • Utilizar los cuchillos con mango antideslizante.
  • Transportar y guardar los cuchillos debidamente enfundados, ordenándolos después de su uso.
  • Mantener los cuchillos bien afilados.
  • Cortar utilizando las superficies destinadas a ello.
  • Usar los equipos de protección adecuados para cada operación.

Contacto con productos químicos e intoxicaciones

  • Leer detenidamente la ficha de seguridad y la etiqueta del producto.
  • Durante la manipulación del producto utilizar los equipos de protección individual.
  • No almacenar conjuntamente productos químicos con alimentos y bebidas.

Contactos eléctricos

  • Conservar enchufes y cables en perfecto estado.
  • Evitar que agua y electricidad entren en contacto.
  • No utilizar aparatos mojados.
  • No desconectar los aparatos tirando del cable sino de la clavija.
  • Cubrir los equipos antes de las operaciones de limpieza.
  • Evitar el uso de enchufes ladrones.

Incendios

  • Almacenar los productos inflamables y combustibles aislados y alejados de las zonas de trabajo.
  • Utilizar recipientes herméticos cerrados, tanto para el almacenamiento, como para el transporte y depósito de residuos.
  • Incorporar sistemas de detección y extinción de incendios.
  • Formar e informar en la extinción de incendios.
  • Mantener las salidas de emergencias limpias, sin obstáculos y bien señalizadas.

 

Proyección por fragmentos o partículas

  • Utilizar gafas cuando haya peligro de proyección.

Psicosociales

  • Adaptar la carga de trabajo (física y mental) a las capacidades del trabajador.
  • Procurar dotar a las tareas de un nivel de interés creciente.
  • Controlar la cantidad y la calidad de la información tratada.
  • Mantener dentro de los valores de confort los factores ambiental.
  • Aportar formación específica en atención al cliente.

 

NUEVOS TIEMPOS PARA LA PREVENCIÓN DE RIESGOS

Corren nuevos tiempos para el sector de la prevención que va a necesitar adaptarse a las nuevas reglas que dicta el mercado.

La venta de las sociedades de prevención vinculadas a las Mutuas (nombre que se les atribuyó, en lugar de Servicios de Prevención, para distinguir su procedencia) concluyó el pasado mes de julio. Este nuevo escenario eliminará las distorsiones que se produjeron desde el principio en el sector  y que provenían de esa doble condición de las Mutuas en la que se les permitía una oferta de servicios  que difícilmente podíamos igualar los Servicios de Prevención Ajenos.

La CNMC argumentaba que una vez adquiridas las sociedades de prevención «cualquier intento de incrementar los precios injustificada o abusivamente resultaría inevitablemente en que sus clientes recurriesen a proveedores alternativos», mientras, IDC SALUD lograba el control monopolístico de la actividad de vigilancia de la salud asegurándose importantes beneficios, y otros operadores de prevención hacían lo propio (Grupo PFA, Grupo Preving….). Ahora la cuestión es  ¿prevalecerá la garantía de la salud frente al interés lucrativo? ¿Esto abocará a un proceso de concentración y ajuste de plantillas que tendrá consecuencias negativas en la calidad de la prevención?

¿Acaso se han pagado precios fuera de mercado para adquirir sociedades de prevención que eran muy poco rentables? Al parecer el mayor competidor ha pagado un precio un 30% superior al de las mejores ofertas alternativas (EL PAIS 22/03/2015). Si fuese así, Usted  ¿qué pensaría? ¿Por qué tanto como un 30%? o ¿Pensaría que estratégicamente no les habría importado sobre pagar a corto plazo y poner sobre la mesa un precio que ningún rival podría igualar si sabían que esto les permitiría dominar mercados clave en los que a medio plazo podrían imponer su servicio y precio a clientes?

Pudiera ser que alguna o muchas de sus empresas a las que asesora tuviesen contratada la prevención de riesgos laborales con sociedades de prevención que ha comprado el ahora llamado “gran gigante de la salud laboral” u otros operadores de Prevención de Riesgos Laborales que han adquirido estas sociedades de prevención. ¿Imagina usted, como asesor, en qué medida se verán afectadas estas empresas? ¿Conoce la máxima de que cuanto más se reduce las compañías que ofertan un servicio más caro resulta éste al final?

Es cierto que nuestro sector está desconcertado, ¿cómo no va a estarlo Usted y sus empresas con todos estos cambios? Pero lo que es también cierto es que las entidades especializadas que hemos llegado hasta aquí (algunas se han quedado en el camino) y estábamos deseando la homogenización sectorial (véase la desaparición de “la otra cabeza” en entre sin llamar 30/06/2015), nos hemos encontrado con unos competidores muy fuertes que tratarán de controlar el sector, pero solo podrán terminar haciendo lo que la realidad permita y eso haciéndolo bien.

Si en CareWork hemos llegado hasta aquí es, entre otras cosas, porque de siempre tenemos  una política de precios y de calidad en el servicio comprometidos con la actividad y los clientes, independientemente de Ley de Mutuas y adquisiciones de sociedades de prevención. Y eso quienes nos conocen lo saben bien.

Desde  CareWork nos ponemos a su disposición para asesorar y ayudar en esta materia a todas sus empresas clientes, implicándose Usted hasta donde considere, déjenos sus datos y le contactaremos.

VACUNACION CONTRA LA GRIPE

¿Qué es la Gripe?

La gripe o “influenza” es una enfermedad vírica muy contagiosa que ocasiona una infección respiratoria aguda.imagen gripe

El virus influenza tipo A es el principal causante de las epidemias d
e gripe y tiene una gran capacidad de mutar su estructura haciéndose más o menos
virulento. Esas mutaciones son la causa por las que las vacunas se deben revisar cada año, para poder proteger a la población de las nuevas cepas circulantes.

¿Cómo se contagia?

Se transmite de persona a persona a través de secreciones de la boca o la nariz al hablar, toser o estornudar.

¿Quiénes se deben vacunar?                                                

Todas las persona a partir de los 60 años

Todas las persona menores de 60 años que pertenecen a un grupo de riesgo para la gripe:

  • Personas con enfermedad respiratoria o cardiovascular crónica (asma, displasia broncopulmonar, fibrosis quística, enfermedad pulmonar obstructiva crónica o disfunción neuromuscular….)
  • Enfermos que padecen enfermedades metabólicas como diabetes, obesidad mórbida, insuficiencia renal, hemoglobinopatías, asplenia y enfermedad hepática crónica.
  • Personas con inmunodepresión por fármacos o por VIH.Personas que convivan en el hogar con personas de riesgo
  • Residentes en instituciones cerradas
  • Mujeres embarazadas en cualquier momento de gestación que coincida con la temporada de la gripe
  • Personal sanitario, trabajadores de instituciones cerradas y de instituciones de enfermos crónicos que tengan contacto con pacientes
  • Trabajadores en asistencia domiciliaria con individuos de alto riesgo
  • Trabajadores que realicen servicios para la comunidad; conductores de autobuses, bomberos, policías, militares, medios de comunicación, etc.
  • Personas de alto riesgo vayan a viajar al trópico (en cualquier época del año) o al hemisferio sur (de abril a septiembre).

¿Quién no debe vacunarse?

  • La vacuna está contraindicada en personas con alergia a algún componente de la vacuna o que hayan tenido una reacción con la vacuna de la gripe
  • Personas con enfermedad febril aguda
  • Niños menores de 6 meses

¿Cómo prevenir la Gripe?

Evitar cambios bruscos de temperatura

Evite estar en lugares cerrados con mala ventilación

No comparta objetos utilizados por personas con gripe

¿Cuáles son los efectos de la Gripe?

Constituye un grave problema socio sanitario, debido a la mortalidad, al aumento de hospitalizaciones por complicaciones de la enfermedad y a los costes económicos derivados de las bajas laborales.

Contraída la enfermedad se cura completamente en una semana o diez días, sin embargo las personas mayores y aquellas que padecen enfermedades crónicas, son más susceptibles de sufrir complicaciones más serias.

Preguntas frecuentes

¿Cuándo debo vacunarme?

La vacunación en la Comunidad de Madrid se inicia el 19 de Octubre y se mantendrá mientras exista circulación del virus de la Gripe estacional

¿Donde vacunarse?

En los centros de salud o centros de Vacunación de Comunidad de Madrid. Si la empresa tiene a CareWork como Servicio de Prevención Ajeno con contrato en la especialidad de Vigilancia de la Salud, si lo desean se encuentra, previa cita, a su disposición nuestro centro para la vacunación de sus trabajadores en condiciones ventajosas.

¿Cuántas dosis se ponen?

Niños mayores de 8 años, jóvenes y adultos: 1 dosis. Niños entre 6 meses y 8 años: 2 dosis si no han sido vacunados anteriormente

¿Qué efectos secundarios produce la vacuna?

Reacción local leve en la zona del pinchazo, que puede durar 2 días.

Pocas veces puede presentar cefalea, malestar, fiebre, dolor muscular y escalofríos, que aparecen entre las 6 y las 12 horas después de la vacunación y duran 1 a 2 días. Estos efectos, cuando aparecen se producen en personas que se vacunan por primera vez. Sin embargo la vacuna “nunca produce la gripe” por que se fabrican con fracciones de virus muertos.

A estos efectos o para ampliar información puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 91 535 77 70 o a través del correo electrónico vigilanciasalud@carework.es.

NUEVOS TIEMPOS PARA LA PREVENCIÓN DE RIESGOS

Corren nuevos tiempos para el sector de la prevención que va a necesitar adaptarse a las nuevas reglas que dicta el mercado.

La venta de las sociedades de prevención vinculadas a las Mutuas (nombre que se les atribuyó, en lugar de Servicios de Prevención, para distinguir su procedencia) concluyó el pasado mes de julio. Este nuevo escenario eliminará las distorsiones que se produjeron desde el principio en el sector  y que provenían de esa doble condición de las Mutuas en la que se les permitía una oferta de servicios  que difícilmente podíamos igualar los Servicios de Prevención Ajenos.

La CNMC argumentaba que una vez adquiridas las sociedades de prevención «cualquier intento de incrementar los precios injustificada o abusivamente resultaría inevitablemente en que sus clientes recurriesen a proveedores alternativos», mientras, IDC SALUD lograba el control monopolístico de la actividad de vigilancia de la salud asegurándose importantes beneficios, y otros operadores de prevención hacían lo propio (Grupo PFA, Grupo Preving….). Ahora la cuestión es  ¿prevalecerá la garantía de la salud frente al interés lucrativo? ¿Esto abocará a un proceso de concentración y ajuste de plantillas que tendrá consecuencias negativas en la calidad de la prevención?

¿Acaso se han pagado precios fuera de mercado para adquirir sociedades de prevención que eran muy poco rentables? Al parecer el mayor competidor ha pagado un precio un 30% superior al de las mejores ofertas alternativas (EL PAIS 22/03/2015). Si fuese así, Usted  ¿qué pensaría? ¿Por qué tanto como un 30%? o ¿Pensaría que estratégicamente no les habría importado sobre pagar a corto plazo y poner sobre la mesa un precio que ningún rival podría igualar si sabían que esto les permitiría dominar mercados clave en los que a medio plazo podrían imponer su servicio y precio a clientes?

Pudiera ser que alguna o muchas de sus empresas a las que asesora tuviesen contratada la prevención de riesgos laborales con sociedades de prevención que ha comprado el ahora llamado “gran gigante de la salud laboral” u otros operadores de Prevención de Riesgos Laborales que han adquirido estas sociedades de prevención. ¿Imagina usted, como asesor, en qué medida se verán afectadas estas empresas? ¿Conoce la máxima de que cuanto más se reduce las compañías que ofertan un servicio más caro resulta éste al final?

Es cierto que nuestro sector está desconcertado, ¿cómo no va a estarlo Usted y sus empresas con todos estos cambios? Pero lo que es también cierto es que las entidades especializadas que hemos llegado hasta aquí (algunas se han quedado en el camino) y estábamos deseando la homogenización sectorial (véase la desaparición de “la otra cabeza” en entre sin llamar 30/06/2015), nos hemos encontrado con unos competidores muy fuertes que tratarán de controlar el sector, pero solo podrán terminar haciendo lo que la realidad permita y eso haciéndolo bien.

Si en CareWork hemos llegado hasta aquí es, entre otras cosas, porque de siempre tenemos  una política de precios y de calidad en el servicio comprometidos con la actividad y los clientes, independientemente de Ley de Mutuas y adquisiciones de sociedades de prevención. Y eso quienes nos conocen lo saben bien.

Recurso Preventivo

¿Por qué es necesaria su presencia? ¿Quién puede ser Recurso Preventivo? ¿Necesita una formación especial?

La presencia del Recurso Preventivo en un centro de trabajo es necesaria para la supervisión y control de las medidas preventivas y protocolos de trabajo seguros establecidos, cuando:

  • Los riesgos puedan verse agravados o modificados en el desarrollo del proceso o la actividad, por la concurrencia de operaciones diversas que se desarrollan sucesiva o simultáneamente y que hagan preciso el control de la correcta aplicación de los métodos de trabajo.
  • Se realicen actividades o procesos quereglamentariamente sean considerados como peligrosos o con riesgos especiales, como trabajo o uso de explosivos, riesgo eléctrico…
  • La necesidad de dicha presencia sea requerida por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Pueden ser trabajadores designados por la empresa o miembros del servicio de prevención, tanto propio como ajeno, con la formación mínima exigible en Prevención de Riesgos Laborales  de Nivel Básico (60 horas presenciales de formación o  semipresencial siendo 20 las horas lectivas presenciales).

Deben tener la capacidad suficiente, disponer de los medios necesarios para vigilar el cumplimiento de las actividades preventivas, debiendo permanecer en el centro de trabajo durante el tiempo en que se mantenga la situación que determine su presencia.

Su función es la de vigilar el cumplimiento de las actividades preventivas, conociendo los riesgos que existan y controlando que los métodos de trabajo sean seguros y adecuados.

Cuando se observe un deficiente cumplimiento de las actividades preventivas, se darán las indicaciones necesarias para el correcto cumplimiento de las mismas, en los plazos establecidos, según la gravedad del riesgo. Si éstas no hubieran sido subsanadas en el periodo de tiempo estipulado, es importante poner tales circunstancias en conocimiento del empresario para que éste adopte las medidas necesarias para corregir las deficiencias observadas.  Así mismo, el empresario procederá de manera inmediata a la adopción de las medidas necesarias para corregir las deficiencias y a la modificación de la planificación de la actividad preventiva y, en su caso, de la evaluación de riesgos laborales.

En caso de riesgo grave o inminente, las acciones correctivas se aplicarán de manera inmediata a la comunicación de la misma, debiendo paralizar los trabajos en el área o con el equipo de trabajo afectado hasta su completa subsanación.

ACCIDENTES LABORALES

En primer lugar comenzaremos hablando de la necesidad de convertir la SALUD LABORAL en un VALOR SOCIAL en sí mismo, deseable, que pueda llegar a tener la suficiente fuerza como para gobernar e incidir sobre nuestro comportamiento, y que permita renunciar a otras consecuencias que si bien a corto plazo pueden ser más satisfactorias, a largo plazo son muy contraproducentes para el trabajador.

Veamos y entendamos un accidente como un suceso anormal, no querido ni deseado, que se presenta de forma inesperada y brusca, que interrumpe la normal continuidad de un proceso y que suele causar lesiones a las personas y/o bienes.

En numerosas ocasiones cuando se realiza una investigación de un accidente, esta se convierte en una mera descripción de lo ocurrido, sin llegar nunca a las causas reales. Si realmente consiguiéramos llegar a esas causas, esto permitiría su posterior modificación previniendo así futuros accidentes de trabajo.

Si analizásemos  toda una cadena de acontecimientos de cómo una persona llega a verse envuelta en un accidente laboral, como podría ser el caso de alguien que haya fallecido debido a que no se había puesto el casco. Una pregunta a la que legaríamos sería y ¿por qué no se puso el casco? Incluso, podría ser que hasta ese momento se hubiesen dado toda una serie de circunstancias favorecedoras para que lo hiciese, tales como que el propio empresario le hubiese dado el casco, que la persona supiese que debía ponérselo en ese momento, y sin embargo no lo hizo.

Si para explicar un accidente laboral solo hablamos de falta de motivación, de desgana, de problemas psicológicos… estaríamos desvinculando al individuo, en este caso el trabajador, del medio social en el cual se desenvuelve, negando así la relación que pudieran tener otro tipo de factores de gran importancia como los psicosociales, sobre todo en el campo en el que nos movemos: el de la prevención. Si realmente queremos hacer prevención no queda más remedio que tener en cuenta también estos factores.

Podemos comenzar por la siguiente pregunta ¿de qué manera podría asegurarse un correcto comportamiento de un trabajador ante una consecuencia que no está presente, que de aparecer, aparecerá muy a largo plazo, o puede que incluso nunca llegue a suceder? Es decir, si un trabajador se quita unos guantes en un día de calor porque le sudan mucho las manos ¿cómo podríamos conseguir que dicho trabajador, “soportase” el sudor, para impedir un futuro accidente, que en realidad podría no ocurrir? En definitiva cómo conseguir que un trabajador prefiera “prevención” a “riesgo”.

La solución a esto sería convertir la salud laboral en un valor social constante y deseable en la vida de los trabajadores. Deseable por ellos mismos.

Si consiguiésemos que la SALUD LABORAL se acabase convirtiendo en un valor social, tal valor tendría la suficiente fuerza como para permitir que las consecuencias que no están presentes en un momento concreto, es decir un accidente, adquieran la fuerza suficiente como para competir con otras consecuencias a corto plazo, que si bien son más agradables en un primer momento (como desaparecer el calor al quitar los guantes), finalmente podría derivar en algo contraproducente para nosotros.

Cuando una persona tiene como valor vivir saludablemente, en este caso en el trabajo, por mucho que unas consecuencias a corto plazo le empujen en una dirección contraria a ese valor,  su preferencia, VIVIR SALUDABLEMENTE, tendrá la suficiente fuerza como para impedir que elija ese comportamiento en dirección contraria a su valor, incluso se enfrentará a quien o quienes impulsen comportamientos de riesgo.

Son varios los factores personales a los que se alude como causas de un accidente: falta de conocimiento, falta de motivación o motivación inadecuada, ahorrar tiempo, lograr la atención de los demás, realizar trabajos para los que no se está autorizado, trabajar en condiciones inseguras o a velocidades excesivas, no dar aviso de las condiciones de peligro, no utilizar o anular dispositivos de seguridad, utilizar herramientas defectuosas, y un largo etcétera. Recurrir a estas variables como explicación de por qué se producen los accidentes, supone culpar al trabajador, desvinculándolo de su entorno social y negando la naturaleza sociolaboral y organizacional, que tales variables pudieran tener, perdiendo así de vista otras potenciales causas que han podido desencadenar ese comportamiento, y con ello el accidente.

Que la SALUD LABORAL se convierta en un valor, se conseguiría a partir de un compromiso social conjunto, trabajando en diferentes aspectos, como la formación e información a través de diferentes vías. Sin duda “conocer y saber” es requisito previo indispensable para trabajar con seguridad, pero insuficiente. Se requiere además interiorizar el riesgo y motivarse en su evasión o protección.

Por todo esto, y dada la importancia que tendría el hecho de convertir la salud laboral en un valor social, sería conveniente, cada vez que se llevase a cabo una Investigación de Accidentes, no sólo quedarnos en la parte técnica, habría que llegar a la “parte humana” del accidente, y para ello tendríamos que indagar sobre la formación e información que los trabajadores tienen cuya ausencia puede interferir en la adquisición de la salud laboral como valor social y personal. Y en la motivación o no de ejercer con comportamientos seguros

Si analizamos con detenimiento los accidentes que se producen, observaremos que son una secuencia de una serie finita de fenómenos que llamamos:

  • fuentes de accidentes: son ajenos a la persona que trabaja,
  • conductas de accidentes: propias de la persona que trabaja.

La seguridad absoluta no existe, pero también es cierto que existen indicadores que nos advierten de la probable inmediatez del accidente, y esto son los incidentes. Si actuamos sobre ellos, cumpliremos con el más importante principio de la Ley de Prevención: la anticipación para la protección eficaz en materia de seguridad y salud laboral.

Se denomina incidente a “cualquier suceso no esperado ni deseado que no dando lugar a perdidas de la salud o lesiones a las personas puede ocasionar daños a la propiedad, equipos, productos o al medio ambiente, pérdidas de producción o aumento de las responsabilidades legales”. Por tanto los incidentes, en el fondo, son una “advertencia”.

Lo ideal será pues, investigar los incidentes para corregir las situaciones anómalas y evitar el accidente, y como ya se mencionó, a la hora de investigar el accidente, la investigación de un incidente deberá incidir tanto en las fuentes como en las conductas.

Campaña 2014-15 Trabajos saludables “Gestionemos el estrés”

Esta Campaña pretende sensibilizar sobre el creciente problema de los riesgos psicosociales e impulsar la gestión de dichos riesgos en las empresas mediante instrumentos prácticos. Para ello se darán a conocer aquellas herramientas disponibles en cada país, haciendo especial hincapié en promover la gestión de los riesgos psicosociales en pequeñas empresas. Leer mas